Hegel y el arte

Hegel  monstruo de la filosofía

Hegel es uno de esos monstruos de la filosofía cuyo sistema de pensamiento es como un planeta colosal con un campo gravitacional que atrae todo lo que se le acerque y lo pone en órbita Observaremos que el planeta del arte no se escapa de este fenómeno.

El planeta de su pensamiento es el intento de abarcar el universo dentro del marco de un sistema de pensamiento enciclopédico y orgánico Cuando habla Hegel de la estética, lo trata no como un tema aislado sino como parte integral de una enorme sinfonía metafísica Para Hegel, el arte no es un pasatiempos con cuyos productos decoramos la vivienda ni algo cuya finalidad sea sencillamente el exitación Más bien, tiene un fin metafísico sustancial, a entender, el de exhibir en la esfera humana, o sea, en la esfera de la sensibilidad, la esencia de lo divino, de algo puramente racional e inteligible ¡Recuerda eso la próxima vez que vayas a un museo! Lo que poseemos en Hegel es la vieja separación entre lo sensible/empírico y lo inteligible/racional, de la misma forma que podemos encontrar en Platón.

Aquí abajo está lo humano, pero al decir que el arte manifiesta la esencia de lo divino, no habla Hegel de algo como un dios sino más bien de una dinámica racional y auto- consciente Entonces, la obra de arte es como un link o punto de mediación entre lo humano y lo divino Tiene como finalidad llevar a cabo manifiesto en la esfera humana de la sensibilidad el dinamismo de la racionalidad del universo El arte que consigue eso lo llamamos bello No lo realiza a través de conceptos sino por la percepción, y en eso está según Kant.

De alguna forma, como observaremos más adelante, el más destacable arte es con la capacidad de trasmitir conocimiento metafísico de la esfera divina, de la verdad última La expresión “lo divino” es una expresión religiosa que puede expresarse de manera más precisa y filosófica de la siguiente manera: la hermosura es la presentación perceptual de lo absoluto Indudablemente has oído comentar del espíritu absoluto en Hegel Se podría llevar a cabo todo un vídeo nada más sobre esa iniciativa pero para objetivos de nuestra discusión es sencillamente la racionalidad auto- consciente que es la fuerza motriz del universo Tú no eres sencillamente un grupo de huesos y tejido sino más intensamente el inicio racional que proporciona forma y movimiento a esa materia.

Lo mismo con el universo en su integridad No es sencillamente una colección de estrellas y planetas sino el dinamismo racional que imparte regularidad a los mismos Ese inicio racional dinámico es lo absoluto, conocimiento sobre el cual el arte trasmite de manera perceptual La relación que se proporciona entre el hombre y lo absoluto es central en la filosofía de Hegel Para él, el hombre busca trascender su finitud y lo realiza al incrementar su auto-consciencia, al integrar cada vez más elementos de su ámbito en su propia vivencia tal es así que todo tenga creciente sentido y importancia en su historia.

Observamos este avance durante una vida individual Como bebé, el sujeto es subjetivamente aislado y enajenado de todo el mundo que lo circunda, pero con el tiempo su vivencia es más íntegra y racional y menos enajenada No sólo los individuos sino también las sociedades y las civilizaciones crecen y maduran Lo hacen por medio de tres expresiones cultural básicas: el arte, la religión, y la filosofía La filosofía es la más correcta para encarnar y expresar lo absoluto puesto que su actividad es puramente discursiva y conceptual.

El movimiento conceptual es lo que más se aproxima a la dinámica auto-consciente del cosmos El arte es el menos correcto debido al medio sensorial en que se transporta a cabo Puede capturar lo absoluto pero no con la plenitud y fidelidad de la filosofía Entonces, debemos los individuos, las sociedades y las civilizaciones, por medio de el arte, la religión y la filosofía, se desarrollan hacia lo absoluto Una civilización llega a su apogeo cuando haya creado totalmente la filosofía.

Con el pasar de los años una exclusiva civilización comienza de nuevo con el arte pero a un nivel mayor a la previo y va construyendo hacia la filosofía y así sucesivamente durante la historia, hasta llegar desde luego a 1807 y la publicación de La fenomenología del espíritu Hegel pensaba que con la publicación de su obra maestra el espíritu había llegado a su máxima o absoluta realización Esto traerá como resultado su proposición del fin del arte, pero lo observaremos en el final Por ahora, para terminar este examen de la ubicación del arte en su sistema, basta decir que el arte no es de ninguna forma un pasatiempos ni sencillamente una actividad humana entre muchas, sino una expresión cultural que es infaltante en el avance humano Pasemos en este momento a conocer su análisis de lo que él valora como los cinco artes bellos: arquitectura, escultura, pintura, música, y poesía.

Hegel clasifica los cinco según la progresión que hemos visto que va de lo más sensual a lo más conceptual, tal es así que la arquitectura sería lo más sensual y la poesía lo más conceptual Otra forma de verlo es que los medios que la arquitectura y también la escultura utilizan se despliegan en 3D La pintura en dos, y la música y poesía sin dimensión alguna Empecemos con la arquitectura Es la más indebida de las artes gracias a la pesadez de sus materiales y sus objetivos restringidos.

hegel

La solidez del medio

La solidez del medio en que se desenvuelve no puede expresar como corresponde bien la concepción de lo divino, el dinamismo de la racionalidad La escultura es similar a la arquitectura en su tri- dimensionalidad y los medios que utiliza pero le gana en relación a su finalidad La escultura toma muchas formas pero cuando Hegel habla de ella tiene relación a la representación de la forma humana Entendida así, el objetivo de la escultura es expresar algo espiritual a través de similar forma Hegel valora bastante lo humano porque a través de su conciencia encarna mejor que algún otra cosa el inicio racional de lo absoluto.

Entonces, sin importar su tri-dimensionalidad y materiales la escultura es importante porque consigue representar de forma armoniosa un equilibrio entre lo material y lo espiritual Digamos es un intermedio entre los dos extremos, pero aun así no expresa totalmente la dificultad de la vivencia humana El arte que sigue en la lista es la pintura La pintura es atrayente porque en un ámbito bi-dimensional es con la capacidad de representar el planeta tri-dimensional ¿Cómo lo realiza? La tercera dimensión que percibimos en la pintura no está en el lienzo sino en nuestra cabeza.

La técnica de la visión facilita que nuestra imaginación saque esa dimensión Por supuesto, con nuestra consciencia implicada en la vivencia, la pintura constituye una manera de expresión más correcta para trasmitir conocimiento de lo absoluto Pasando a la música, observamos que se desenvuelve no en una dimensión espacial sino temporal No representa elementos en el planeta sino sentimientos El movimiento secuencial de sonidos tiene alguna materialidad pero encarna realmente bien el fluído de la subjetividad humana.

Ten en cuenta que la temática primordial del arte para Hegel es la auto-consciencia humana Tiene como finalidad manifestarla y la música ya que, por su composición temporal, lo realiza realmente bien Pero aun así le falta algo que la poesía sí tiene: el lado conceptual La música expresa sentimientos, cosa que los animales también experimentan, en tanto que los conceptos que la poesía maneja puede representar pensamientos Eso es lo propiamente humano para Hegel y por consiguiente la poesía constituye la forma artística más elevada.

Hablamos del avance de expresiones culturales, pasando del arte a la religión y después a la filosofía, y nuestro avance de culturas durante la historia Todo se dirige a un más grande refinamiento en relación a su aptitud de expresar el espíritu humano Pero en algún momento debe llegar un fin a este desarrollo, un fin en el que el espíritu haya llegado a su punto máximo o absoluto, en el que la integridad está totalmente racionalizada y auto-consciente Hegel pensaba que con la publicación de su obra maestra, La fenomenología del espíritu, ese fin se había llevado a cabo No extraña entonces que podemos encontrar en su pensamiento la iniciativa de fin, el objetivo de la historia y también el objetivo del arte.

Dice Hegel, “La necesidad universal por el arte es la necesidad racional del hombre de integrar el planeta interior y exterior en su consciencia espiritual como objeto en el que reconoce de nuevo a sí mismo” Cuando dice que el arte llegó a su fin no significa que no habrá más creación artística, sino sencillamente que no se desarrollará más, no alcanzará expresiones más refinadas.

Arthur Danto, filósofo y crítico del arte estadounidense, usa esta iniciativa de Hegel para argumentar la situación contemporánea del arte La historia del arte moderno, que va de los primeros experimentos con el impresionismo de Cezanne en 1860 a la abstracción y minimalismo de los años 60 del siglo pasado, es un caso de muestra de ese desarrollo de refinación y depuración que llegó a un punto de agotamiento Por el momento no puede realizarse más sin que el lienzo mismo desaparezca completamente Y después llega Andy Warhol jugando con todas nuestras ideas altas del arte Había llegado el arte posmoderno, el arte que comunica, de hecho, el objetivo del arte.

La creación artística sigue, pero es pastiche, una combinación irónica de todas las formas pasadas sin que ninguna sea la preferible o más correcta Lo que llegó a su fin para Hegel es nuestra relación con el arte El avance en nuestra comprensión de nosotros supone que jamás tenemos la posibilidad de relacionarnos con el arte como hacían nuestros antecesores cuando para ellos “brindaba una satisfacción de pretenciones espirituales” Quizá sea un poco como la llegada de los reyes magos o inclusive Santa Claus que contamos a los niños Llegan los niños a un punto de maduración donde es necesario algo más refinado y leal a la dificultad del espíritu y por consiguiente se dejan por atrás y se adopta una creencia más delicada.

En fin, la clasificación de las artes en Hegel me se ve muy atrayente pero en lo personal el objetivo que le asigna de manifestar el espíritu absoluto me se ve muy forzado y hace crueldad a la extensa variedad y dificultad del fenómeno estético Más interesante, desde mi criterio, es la total autonomía de cuestiones cognoscitivas que Kant le jura en su sistema Pero aun ahí observamos cómo los requerimientos de su sistema le proporciona un sello sin lugar a dudas kantiano Sospecho que es realmente difícil en filosofía tratar un tema sin suposición o trasfondo alguno, lo cual, no obstante, no debe de estar preocupados puesto que, entre más maneras de ver las cosas, más puntos de vista, mejor parados nos encontramos para comprender nuestra situación.