Los pensadores de la Antigua Grecia 1/2 – Presocráticos, Sofistas y Sócrates

PRESOCRÁTICOS, SOFISTAS Y SÓCRATES

Los rayos eran ocasionados por la furia de Zeus y esas cosas Pero a lo largo de la época arcaica, más de 500 años después de aquella época de los héroes, fue mostrándose gente que buscó solucionar los secretos de la naturaleza a través de la razón: El logos Los pensadores griegos han comenzado siendo físicos y buscaron los misterios de la naturaleza Esta búsqueda de conocimiento fue llamada filosofía, que significa amor a la sabiduría “Qué cosas, qué inventos”.

Los filósofos presocráticos se caracterizaron por la búsqueda de un inicio escencial y único de donde salían todas las cosas del universo .Estos filósofos fueron llamados cosmológicos por eso buscaban el origen del cosmos a través de la razón Este inicio universal fue popular como “arjé”, y variaba en relación de la opinión de cada filósofo Tales de Mileto fue el primero en comentar abiertamente de esto, y mencionó que ese elemento era el agua.

Del agua salía todo y todo volvía a ella además también fue a Egipto y calculó el tamaño de las pirámides comparando la altura de su sombra con la de un bastón, el tipo era tan bueno en mates que hasta predijo el eclipse del sol del año 585 antes de Cristo, por lo cual fue el primero en mostrar que de intervención divina nada “En lo que tiene razón, tiene razón” Anaximandro, un alumno de el, mencionó que ese arjé era algo abstracto, impreciso, y lo llamó “Ápeiron”

Era como una fuerza mágica con la capacidad de hacer a todos los seres de la tierra Lo definió como una clase de torbellino que equilibraba el cosmos de entre sus opuestos: calor-frío, seco-mojado, bien-mal esta pelea entre opuestos era lo que hacía trabajar o desplazarse a Ápeiron, y cuando se alcanzaba un equilibrio aparecía un elemento lo que fuera “Si bebes, no conduzcas”. Años después, uno de sus estudiantes, Anaxímenes, mencionó que por el aire se formaba todo lo demás: el fuego, el agua, las nubes y la tierra, y hasta el alma era aire En el año 530 antes de Cristo, en Crotona, una colonia griega en la Magna Grecia, un tipo llamado Pitágoras de Samos fundó una escuela pitagórica y sus enseñanzas se expandieron rápidamente por toda Grecia Era una hermandad religiosa mística dedicada al estudio de las matemáticas y de la naturaleza Pitágoras metió en la filosofía la iniciativa de dualismo entre alma y cuerpo, que era más bien algo espiritual.

La obsesión pitagórica por el alma le llevó a decir que era incorruptible, inmaterial y eterna, y era lo que nos daba la vida Y éste alma se encontraba muy relacionada con las matemáticas ¿Cómo? Ya que a través de la armonía Decía que en los números se encontraba el inicio natural de las cosas, que todo el planeta se regía por reglas matemáticas, y que con ellos era viable desentrañar la composición de todo el cosmos Esto lo demostró con su célebre teorema de Pitágoras, una verdad universal que sorprendió a varios en aquella época.

Esta armonía también se encontraba en la música, donde un preciso orden de notas podía ofrecer lugar a una hermosa melodía “Vaya lío qué follón” En esos años en Éfeso se encontraba Heráclito, apodado el oscuro, no porque fuera gótico sino porque tenía ideas un poco locas Al opuesto que los filósofos anteriores, para él todo es CAMBIO Nada permanece permanente o fijo, sino que fluye.

Para Heráclito todo se encontraba transformándose siempre, y ese arjé o fuerza principal creadora y a la vez demoledora era el fuego Este desarrollo de transformación se llevaba a cabo a través de la pelea de los contrarios Dos fuerzas antagónicas, una disgregadora y otra agrupadora Un período eterno que creaba y deshacía las cosas Pero ¿quién manejaba estas transformaciones? Ya que Heráclito hablaba de un logos o razón eterna, una ley que actúa todos estos cambios.

A conocer, no es necesario entenderle, quizás nadie logre Dicen que un día decidió distanciarse de la multitud e irse a vivir al monte a comer hierba, y cuando estuvo enfermo aparentemente se enterró en estiércol para intentar curarse y acabó ahogado en mierda “¿Esto se lo dijiste tú médico?” Mientras los griegos se enfrentaban a los persas en las guerras médicas, en la localidad italiana de Elea, colonia griega en aquella época, surgió una escuela filosófica menos cosmológica y más ontológica: la escuela Eleática Se preguntaron menos por la naturaleza y más por entender que es el ser, el arjé Fue construída por Jenófanes, y su discípulo Parménides marcó un cambio drástico en la manera de razonar de la época.

Para comenzar mencionó que el pensamiento de Heráclito era una puta basura “Pero con respeto, ¿eh?” No le iba la dualidad, la pelea de los contrarios y esas chorradas y para Parménides sólo había un ser un ser Un ser único, eterno, finito, homogéneo, complejo, indivisible, esférico, e inmóvil Para lograr llegar a la esencia de las cosas, éstas no podían cambiar Es lógico Para Parménides todo viene de la mezcla entre el fuego (calor) y la tierra (frío).

Inclusive llegó a asegurar que el alma se encontraba llevada a cabo de estos dos elementos y que es el fuego lo que nos ofrece la vida “Droga mala, sustancia mala” Uno de sus discípulos fue Zenón de Elea, precursor del método dialéctico para llevar a cabo zascas a los que se burlaban de su maestro Algunos de sus argumentos para denegar el cambio fueron un poco absurdos, pero lógicos, como el de Aquiles y la tortuga o el de la flecha y su movimiento Otro filósofo nativo de la Magna Grecia fue Empédocles.

Mencionó que el arjé no era un solo elemento, sino cuatro: aire, agua, tierra y fuego A este pensamiento se le llamó pluralismo, en oposición al monismo que hablaba de solo una sustancia para todo La mezcla de esto crea todas las cosas pero ¿Por qué se separan? Empédocles mencionó que el cariño y el odio eran ámbas fuerzas cósmicas que provocaban los cambios y la separación de estos elementos “¿Qué me estás container?” Otro filósofo, Anaxágoras, hablaba de múltiples arjés, pero no sólo 4, sino más y los llamó semillas Semillas pequeñas, diferentes entre sí e infinitas Sólo visibles para el intelecto.

Cada una tiene características específicas y en relación de qué tipo predominen crean una cosa u otra Entre otras cosas, decía que en un árbol había semillas de toda clase, pero que formaban un árbol porque las semillas predominantes eran las de las hojas, las del tronco etcétera Y como nosotros poseemos semillas de todo tenemos la posibilidad de llegar a comprender la esencia de todas las cosas.

Para argumentar el cambio Anaxágoras habla del “nous”, la cabeza o espíritu, y también una sabiduría superior que lo ordena todo Sócrates era joven cuando iba a sus clases pero mencionó que le defraudaron bastante “Me se ve que no proporciona la talla” No obstante, este rollo de las semillas caló en algunos otros pensadores, y de ahí surgió la iniciativa de átomo Quizás el atomista más popular fue Demócrito.

Este decía que la materia no era divisible infinitamente, sino que la unidad mínima era el átomo, y éstos eran todos iguales y se agrupaban a la suerte, formando figuras geométricas que daban lugar a todas las cosas Es cuando chocan entre ellos cuando nosotros poseemos la impresión de que los elementos cambian Donde no hay átomos existe el vacío ha dicho Con Leucipo hicieron la primera visión mecanicista del universo La ciencia actualizada se lo agradecería Después de las Guerras Médicas llegó la Pentecontecia, medio siglo de relativa paz, y Atenas se realizó la polis hegemónica de la Hélade.

Además con Pericles en el poder la democracia se desarrolló como jamás En este contexto tuvieron bastante apogeo los sofistas Estos eran como instructores de sabiduría para jóvenes que enseñaban en cualquier sitio público a cambio de algo de pasta Eran excelentes en retórica, en el arte de persuadir, y varios otros filósofos les consideraban unos chantajistas Algunos conocidos fueron Gorgias, Hipias, Pródico y Protágoras, que fue asesor de Pericles y un estable defensor del agnosticismo.

Todo su pensamiento se encontraba encaminado a lo útil, socialmente comentando Su propósito consistía en llevar a cabo fuerte el argumento más débil a través de la retórica y la dialéctica Todo pensado para ganar discusiones asambleas Para ellos entender comentar bien era la clave del éxito en la sociedad ateniense “Es el vecino el que escoge al alcalde, y es el alcalde el que quiere que sean los vecinos el alcalde”.

Los sofistas eran escépticos, no creían en el saber universal, y relativistas, no hay una verdad absoluta, sólo críticas superiores o peores Eso también hinchaba las pelotas a los demás filósofos, que buscaban una verdad o inicio absoluto y universal Entre otras cosas Protágoras decía que el hombre era la medida de todas las cosas Alguien del norte podría decir que en Atenas hacía calor, y alguien del sur que hacía frío Los dos decían la realidad, desde su visión.

Para él los valores morales o éticos dependían de la sociedad, y no existía ninguna definición absoluta de justicia o enserio “Se volvió loco” Por el opuesto, para Gorgias todo es falso, inclusive las críticas Es lo que se conoce como nihilismo filosófico Decía que nada existe, y si existe no lo tenemos la posibilidad de comprender, ni bastante menos transmitir, así que a tomar por culo todo.

“Vivís en Matrix” Uno de sus estudiantes, Antístenes, crearía la escuela cínica, que continuaría con esta filosofía de vida de manera más extremista Estos cínicos rechazaron todo lo que consideraron una atadura para el hombre: normas, instituciones, prácticas, dioses Vivían con lo mínimo primordial, y siempre decían lo que pensaban sin importar las secuelas Uno de sus estudiantes fue Diógenes de Sinope, que quizás les suene por el síndrome de Diógenes, que es amontonar cosas en el hogar Lo opuesto a eso que él logró, ya que se desprendió y vivió despreciando todo bien material Vivió como un vagabundo, y comía, dormía, cagaba y se masturbaba en cualquier sitio público Se ve que murió tratando comerse un pulpo vivo.

Comentando de perros, la palabra “cínico” viene de “kynos”, perro en griego, referido a la forma de vida de esta gente, como perros, que viene a ser lo que hoy en día conocemos como “perroflauta” Cuando estalló la Guerra del Peloponeso entre Esparta y Atenas, Sócrates se convirtió en un héroe de guerra Ya conté que salvó la vida a Alcibíades y después Alcibíades se la salvó a él Tras el fallecimiento de su padre heredó tanta pasta que ha podido vivir sin trabajar con su mujer Jantipa Fue alumno de Anaxágoras, pero dejó de buscar respuestas en la naturaleza y se centró en el hombre.

De la misma manera que los sofistas, pensaban en la filosofía como una guía para que los hombres supiesen vivir En contraste con los sofistas él rechazaba que la virtud fuese relativa El bien y el mal eran absolutos, así como la hermosura, la valentía y matar era malo en todos los sitios de todo el mundo Decía que el mal era consecuencia de la carencia de sabiduría Para él la razón de nuestra vida era conseguir conocimiento, sólo así podíamos ser contentos “Hay que currar el cerebro”.

El inconveniente en este momento es ¿cómo llegar a esa verdad absoluta de las cosas? Ya que a través de la mayéutica, un método apoyado en un diálogo conformado por cuestiones y respuestas cuyo propósito es mostrar las contradicciones de alguien, y que así esta persona llegue al conocimiento A través del argumento inductivo, el que va de lo especial a lo general, Sócrates intentaba llegar a una definición, y ese sería el saber verdadero de algo, su esencia La mayéutica tiene dos pasos: la ironía, fingir ignorancia sobre un tema y ofrecerle la razón al interlocutor; y la refutación, mostrar que el pensamiento de ese interlocutor tiene contradicciones y que no posee ni iniciativa de lo que habla.

“Sólo sé que no sé nada” decía Sócrates, porque nuestra ignorancia es lo primero que hay que hacer para buscar el saber “No sé na, no sé na” Tras la guerra, Sócrates formó parte del gobierno oligárquico de los 400, y se relacionó con el gobierno despótico de los 30 tiranos, liderados por Critias, alumno y sobrino de el Tras el regreso de la democracia, el filósofo fue culpado a muerte bebiendo cicuta por en teoría corromper a la juventud de inventarse dioses El hombre lo aceptó, más allá de que se consideraba inocente porque para él respetar la ley era muy sustancial

Verdaderamente los demócratas le vieron como una amenaza, y ser maestro de traidores no ayudaba Sócrates no dejó nada escrito No le gustaba escribir, y todo su pensamiento nos llegó a través de Platón, un alumno de el que escribió sus discursos en sus conocidos diálogos Tras su muerte varios de sus estudiantes fundaron nuevos movimientos Antístenes llegaría a ser alumno de el a edad avanzada, y después creó la escuela cínica que vimos antes.

Otro alumno sustancial fue Arístipo de Cirene, que fundó la escuela cirenaica, tambíen se conoce como hedonista, que buscaba sólo el exitación De ahí salieron otras corrientes, como el epicureísmo Pero sin duda, su alumno más popular fue Platón, que le llevaría muy la contraria pero eso lo observaremos en el próximo episodio.